Voces

Voces de un Smartphone a una humana

Ahí viene la humana, con su biquini y su minúsculo pantalón vaquero abierto por la bragueta para insinuar el tanguita rosa. Me coge con cuidado y desliza los dedos por mi pantalla. El tacto es diferente al de hace unas horas, noto sus uñas más largas, como si arrastrase un pedazo de cerámica en el remate de la yema de las dedos. No me gustan las uñas. Los dedos me gustan. También el tacto del trapito de terciopelo con el que me acaricia cuando estoy sucio.

Emprende el paseo rutinario por las aplicaciones de las redes sociales. Posa la yema del índice en el icono de la cámara. La abro y ella se coloca sus tetas de plástico. Sonríe. Disparo. Foto. Posteo en Facebook. “HappySaturday”. Elicono de la carita con sonrisa y gafas de sol. Comparto. Instagram. Twitter. Hashtag. #happyday.

¿#happy? Se ha pasado toda la noche y toda la mañana llorando. Me miraba cada cinco minutos (sigue haciéndolo). Hasta me hablaba: “Ay,qué haría yo sin ti”. Luego va y dice que yo soy su móvil. SUYO. De su propiedad. Como si no supiera que soy yo quien la poseo. Que yo claro que puedo vivir si ella, pero ella en cambio no puede vivir sin mí. A veces me besa y me dice: “Te quiero”. He pensado en contestarle con una vibración, pero eso no figura en mi programa.

Me echa al bolsillo. Andamos. Me conecto por bluetooth con el coche. A él también lo aprecia, pero es diferente. Es más como su amiga Raquel, a la que le manda un whatsappcada dos o tres días. Yo soy más como su exnovio controlador que ya no le habla, pero que cuando le hablaba le escribía cada cinco minutos. Supervisión las veinticuatro horas. Y si no, la humana se mosqueaba. También se había acostumbrado a no poder vivir sin él.

Vibro. Facebook. Likes. Corazones. Caras sonrientes. Foto. Tetas de plástico. #happyday. Trendingtopic. La humana me coge. Desbloqueo. Abro. Ella sonríe orgullosa y pincha en los likes para ver a quién conoce entre toda la gente que le ha dado a “me gusta”. Muchas son amigas o conocidas. “Guapa”, “Qué hermosa eres”,“Qué bien te veo”,“Buen día para ti también”,“Qué bien te sienta el verano”,“Olé :)”. También hay muchos hombres. Si pudiese oler, este post me olería a testosterona. Incluso está su ex. El semáforo cambia. Luz verde. Adelante. Me gustan los semáforos. Su programación es relativamente sencilla y resultan sumamente prácticos.

Vibro otra vez. WhatsApp. Tengo un mensaje de Enric y la humana se sorprende. Enric es su exnovio. “Estás muy guapa”, le ha escrito. “Te echo de menos”, contesta ella. Me cuesta descifrar su escritura y tengo que emplearme a fondo con el corrector. Se ha comido varias vocales. Echo, de echar, lo ha escrito con hache.

Enric envía un vídeo. Vibro. Reproducir. ¡No me puedo creer lo que estoy reproduciendo! Que no tenga sentimientos no quiere decir que no vea lo que veo. Es un vídeo bastante explícito, de unos treinta segundos. Un primer plano de Enric desnudo, con el pene erecto. Se lo agarra con la mano derecha mientrassostiene eliPhone con la izquierda. Se lo sacude con efusividad y mira a la cámara, con cara de canino baboso. Se escucha el golpeo de sus testículos con sus muslos. Luego un aullido de placer… ¿Qué estará pensando ese iPhone?

No sé qué estará pensando, pero mi humana está de lo más contenta. Se ríe, feliz de tener de vuelta a ese pervertido. No se acordará de las semanas que lleva sin comer, ni delos lagrimones que derrama por las noches. “Verás tú que sorpresa se lleva mi primo Smartphone cuando reciba el vídeo del tipo este”. Sí, eso debe estar pensando el iPhone.

Vibro una vez más. Mensaje. “¿Vienes?” Pienso en apagarme, quedarme sin batería, tener algún guiño solidario con mi humana. Pero tampoco estoy programado para eso. Sus dedos veloces teclean sobre mí: “Estoy de camino”. Otro mensaje. Vibro. “Ok”.

Llegamos. Me mete en el bolsillo. Algo me presiona, tal vez un muslo ¿Estará abrazando aEnric? No sé cómo puede seguir queriéndolo:él le puso los cuernos. Una amiga le envió un whatsapp con una foto de Enric besándose con otra. Es un machista, un abusón. Ah, si yo hablara…

Enric saca su iPhone. Siempre quiere hacer las fotos con él, seguro que piensa que son mejores que las mías. Se la manda a la humana. Ella me pasa la yema delíndice por la pantalla. Posteo. Facebook. “Felices y enamorados”. Comparto. Twitter. #summernights. #inlove.

Nuestro acuerdo de protección de datos no me permite contar lo que ocurrió después. Solo doy una pista. Hiceun video. Hacía calor. Vibración. Vibración. Vibración. #Aymihumana.

Comprar libro

Comparte